Despertar es llegar a tomar conciencia de que eres un ser divino encarnado. Es ser consciente de las limitaciones impuestas por la mente egoica, de la programación del insconsciente colectivo.

Ser un ser despierto te acerca a tu alma, no porque ella haya estado lejos o separada de ti, sino porque tu relación con ella como ser humano pasa a ser cotidiana, sincera, cómplice. Es un proceso de fusión de tu humano con tu 'Yo Soy'. Cuando estás despierto tu humano biológico es capaz de sostener toda la vibración y la energía de tu Ser multidimensional, mientras permaneces en el planeta.

El proceso de vivir como un ser despierto no significa que las calamidades del mundo van a desaparecer. Con tu despertar el mundo que te rodea no va a cambiar súbitamente, lo que sí va a cambiar es tu percepción de lo que te rodea y, poco a poco, las situaciones en las que te encuentras inmerso.

Al despertar comprenderás que tú eres la persona que crea cada situación de tu vida, que eres un creador.

Comprenderás, poco a poco, el alcance de tus acciones, el sentido de cada acontecimiento. Empezarás a vivir con una actitud diferente. No dejarás de ser humano. No dejarás de sentir lo que sentías cuando estabas 'dormid@'' pero aprenderás a pasarlo por el tamiz de tu nueva consciencia.

Tu divinidad es así cada día más palpable. Dejarás poco a poco de lado las limitaciones que venías cargando y aprenderás el verdadero significado del perdón. Cultivarás tu vida espiritual en la cotidianidad y reconocerás que cada ser humano es divino, independientemente de lo profundo que duerma.

Si palabras como 'dios', 'espíritu', 'espiritual', 'alma', 'divinidad', ... te asustan o te producen alergia, podrías activar un filtro que las esconda o las convierta a otras que sean más de tu agrado, y así darle una oportunidad a este portal. Recuerda que las palabras son meras herramientas, que intentan transmitir un concepto, una idea, con todas sus limitaciones. Muy frecuentemente transportan información que ha sido transfigurada durante generaciones. Este portal no pertenece a ninguna corriente religiosa.

El despertar o la ascensión en conciencia es un proceso que puede ser muy desafiante. Empiezas poniendo tu foco sobre lo que consideras que es 'tu identidad' para, a continuación, disolverla y ese es el quid de la cuestión ... ¿Qué es lo que te define? ¿Cuál es tu identidad? ¿Cómo te reconoces a ti mism@?

Al despertar, o a la realización espiritual, también se le conoce como 'iluminación' porque cuando comienzas a dirigir la luz de tu pensamiento concentrado hacia tu mundo interior, la iluminación comienza a invadir tu conciencia humana. Es un camino de autodescubrimiento.

¿Es quizás entonces cuando comienzas 'a ser' tú mism@ inequívocamente? Y puedes, a través del 'dominio de tu mente', abrir un portal hacia 'otra vida' más plena. Un dominio sin esfuerzo, sin lucha, solo permitiendo ....

Sé bienvenid@

La 'Luz' es conciencia.

La Conciencia es una, manifestando en legiones de formas o niveles de conciencia.

La 'conciencia de ser' permanece, sin importar el grado de olvido de quién, dónde y qué soy.

El hombre es realmente el árbitro de su propio destino, y el concepto que él tenga de sí mismo determina el mundo en el que él vive. El mundo es un reflejo. Su concepto de sí mismo es 'sus reacciones hacia la vida', es decir el hombre actua como lo hace y tiene las experiencias que tiene porque el concepto de sí mismo es el que es. Si tuviera un concepto diferente de sí mismo actuaría de manera diferente y tendría diferentes experiencias.

En otras palabras, si estás experimentando problemas de salud, no puedes atribuir la enfermedad a ninguna otra cosa más que a tu concepto 'Yo estoy enfermo', a tu estado de conciencia que manifiesta 'Yo soy un ser enfermo'.

Texto original: Neville

Una pregunta para Núria

Algunas respuestas

Mis anotaciones

Cuando canalizo o me inspiro

Aportaciones externas

Canalizaciones y escritos

Creencias limitantes

Bitácora de pensamientos

Luz - Amor - Libertad

La manifestación de tus sueños es una habilidad que se practica


El concepto que el hombre tiene sobre sí mismo, sobre sus divinidades, y sobre el Universo, es en sí un proceso en constante evolución, pero las raíces de estos conceptos están enterradas en un avance de la conciencia que fue anterior a la escritura y emergen constantemente a la superficie desde el vasto inconsciente, que es la herencia común de toda la Humanidad.

Texto original: Regardie